lunes, 2 de mayo de 2011

Introducción al pensamiento de Paul Tillich

Paul Tillich es definido en el pensamiento contemporáneo como un filósofo y como teólogo al mismo tiempo. Su vida y obra se desarrolló entre dos períodos históricos marcadamente opuestos (finales del siglo XIX y comienzos del XX); entre dos ámbitos sociales y culturales distintos: por una parte, su formación inicial en Alemania y, luego, al estallar la Segunda Guerra Mundial, emigró a América, donde su pensamiento filosófico y teológico adquirió forma definitiva.

Oriundo de la ciudad de Starzeddel, Brandenburgo, Alemania, nació el 20 de agosto de 1886 en el seno de una familia piadosa; su padre era pastor luterano, mientras que su madre era una vital, pero inflexible calvinista ama de casa. Paul, tenía además otras dos hermanas. Su madre murió cuando Tillich tenía diecisiete años. A pesar de esta repentina muerte, se puede decir que Tillich creció bajo la fuerte influencia reflexiva de su padre, así como de la vitalidad práctica de su madre. 

Tillich estudió teología en las universidades de Berlín, Tubinga, Halle y Breslau. Se doctoró  en filosofía con una tesis sobre la filosofía de la religión en Schelling, y su trabajo de licenciatura en teología también versó sobre el mismo autor, pero esta vez el tema era la mística y la conciencia de culpa. Ambos fueron presentados en Breslau. Su trabajo de habilitación teológica, no obstante, lo redactó sobre el concepto “sobrenatural” en la teología anterior a Schleiermacher y lo defendió en Berlín. En Marburgo, donde fue profesor de teología, tuvo como colegas a figuras como Rudolf Otto, Rudolf Bultmann y Martín Heidegger.


En 1872 Tillich fue ordenado ministro de la Iglesia Evangélica Luterana sirviendo como capellán en el ejercito alemán durante la I Guerra Mundial, y es durante esta gran guerra, específicamente en la batalla de Champagne en 1915 donde el pensamiento de nuestro teólogo adquiere una configuración especial, señala: "esa noche, gran parte de mi filosofía alemana clásica se hizo pedazos. La convicción de que el hombre fuera capaz de empadronarse de la esencia de su ser, la doctrina de la identidad de la esencia y la existencia…, esa noche, leyendo el libro de Nietzche Así habló Zaratustra me hice existencialista".

Pensamiento y método

Paul Tillich, conocedor del protestantismo en todas sus etapas, adopta una postura personal, sin que pueda ser adscrito con precisión a escuela alguna. Cabe definir su postura diciendo que intenta abrir una vía que medie entre la teología liberal y la teología dialéctica. Tillich pertenece en efecto a esa generación de teólogos protestantes, que procediendo de la teología liberal, advierten que esa empresa  teológica se cierra en una bancarrota, y reaccionan intentando buscar un nuevo camino. Ciertamente su reacción frente a la teología liberal es mucho menos radical que la de Barth; más aún, propiamente hablando, Tillich reacciona sólo frente a los teólogos liberales que inciden en un humanitarismo ético, mientras que, por el contrario es –y lo proclama abiertamente– continuador de las tendencias de tipo místico-vitalista presentes en Schleiermacher y en Ritschl. En cualquier caso, un punto comparte con Barth: la preocupación por evitar que el cristianismo se disuelva en la experiencia genérica de la religiosidad.

Ahora bien, la teología como sistema, en opinión de Tillich debería satisfacer dos necesidades fundamentales; por un lado debe satisfacer la afirmación de la verdad del mensaje cristiano, y por otro lado, desde una perspectiva hermenéutica; interpretar esta verdad para cada nueva generación. En función de esto, “la teología oscila entre dos polos: la verdad eterna de su fundamento y la situación temporal en la que esa verdad eterna debe ser recibida”[1]. De esta forma, según Tillich la teología, como exposición metódica de los contenidos de la fe cristiana, debe ser fiel, por un lado, al mensaje que intenta formular y, por el otro, a la situación histórica en la que se encuentra. La situación, es la interpretación creadora de la existencia; donde, la participación en tal situación, implica que la teología debe participar en todas las formas culturales que expresan la interpretación de la existencia por parte del hombre moderno. En base a esto se puede decir que él  percibe que el problema teológico y cultural era el de sanar la discordia entre religión y cultura secular. La religión es para nuestro experto: «la sustancia, el fundamento y la profundidad de la vida espiritual del hombre»; por tanto, no se pueden separar el ámbito religioso y el secular, porque la religión no es un ámbito, un distrito particular, sino la dimensión de la profundidad: “Y es desde ahí desde donde puede dar sustancia, significado último, juicio y coraje creador a todas las funciones del espíritu humano”[2]. Por lo tanto, la riqueza de los símbolos del cristianismo sólo sería recibida como tal si la forma de presentarlos al hombre de hoy se adecua al horizonte de significación en el que éste se encuentra ubicado. De otra manera la comunicación será inútil. De ahí que la labor del teólogo consista en establecer una mediación entre el contenido del mensaje cristiano y la forma en la cual el contexto histórico coetáneo al hombre en cuestión pueda acoger dicho mensaje. Mensaje y situación; contenido y forma. La teología o es significativa o no es.

Tillich desarrolla además una teología filosófica, con clara tendencia existencialista, señala:

…“la confrontación del análisis existencial con el símbolo en el cual ha expresado el cristianismo su preocupación última es el método adecuado, tanto para el mensaje de Jesús corno el Cristo cuanto para la condición humana según es redescubierta en la cultura contemporánea”[3].

Filosofía y teología son una respuesta, ya que ambas se ocupan de la cuestión del «ser» de distintas perspectivas, donde la filosofía se ocupa de la estructura del «ser en sí mismo» y la teología de lo que significa el «ser para nosotros», a partir de esta  diferencia se dan tendencias convergentes y divergentes. «Convergentes en que ambas son existenciales y divergentes, por cuanto la filosofía es básicamente teórica y la teología fundamentalmente existencial». En resumen, Tillich es «existencialista», pero también «esencialista». Ambas –señala– son formas de ver al hombre, pero el…

…“esencialismo desarrolla la doctrina del hombre en términos de su naturaleza esencial dentro de la totalidad del universo…, la otra forma ve al hombre en su predicamento en el tiempo y el espacio y percibe el conflicto entre lo que existe en el tiempo y el espacio y lo dado esencialmente”[4].

Tillich concibe la filosofía existencialista como una rebelión contra el predominio del elemento esencialista. Pero en su opinión, existencialismo y esencialismo van juntos, ya que un existencialismo puro es imposible. Ahora bien este enfoque doble entre su sistema filosófico y su sistema teológico, le permite establecer su método de correlación.
En opinión de Tillich, el método de correlación es un método aplicable a la teología sistemática, que “explica los contenidos de la fe cristiana a través de la mutua interdependencia de las cuestiones existenciales y de las respuestas teológicas”[5], o sea es un método filosófico-teológico. En opinión de algunos especialistas, este método media…

…“entre los errores del liberalismo protestante del siglo XIX, que supone la continuidad directa entre la antropología y la teología, y los errores de la teología neo-ortodoxa de Karl Barth, que afirmaba una discontinuidad absoluta entre la Palabra de Dios dirigida a la humanidad en Jesucristo y la palabra humana sobre Dios”[6].

La preocupación de Tillich por ser fiel a las exigencias del mensaje y a las de la situación da origen a un tipo particular de teología. Esta no será del tipo kerigmático, ni fundamentalista u ortodoxa, ya que para él, esos tipos de teología insisten en el carácter inmutable del mensaje (kerigma) a expensas de los cambios de situación del mundo en que se encuentra el hombre. Por lo tanto, su teología será «apologética», ya que intentará responder a la cuestión implícita en la situación dada, porque la «teología apologética» es una teología de respuestas. Responde a las cuestiones implicadas en una situación determinada con el poder del mensaje eterno.

En definitiva, su permanente atención a la situación anímica, intelectual y espiritual, pero también política, económica y social del mundo occidental del siglo XX lo ha dotado de una sensibilidad especialmente fina para captar el perfil antropológico del hombre moderno. Donde su grandeza radica “en su exploración de los límites entre la metafísica y la teología. La difícil tarea de «caminar por la cuerda floja» no se negocia sin el peligro de perder el equilibrio y caer de un lado o del otro”[7].


[1] Paul Tillich. Teología Sistemática I, p. 15.
[2] Paul Tillich. Teología de la cultura y otros ensayos, p. 18.
[3] Ídem, p. 51. 
[4] Tillich. Pensamiento cristiano…, p. 563.
[5] Tillich. Teología… I, p. 86.
[6] D. Lyle Dabney. Paul Tillich. In, Biographical dictionary of christian theologians. Patrick W. Carey &Joseph T. Lienhard (Eds.).
[7] Reinhold Niebuhr. Biblical Thought and Ontological Speculation in Tillich's Theology, pp. 226-227. In, The theology of Paul Tillich. Charles Kegley & Robert Bretall (eds.).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada